Inseminación artificial porcina: reproducción eficiente

0
483
Inseminación porcina

Las técnicas de asistencia reproductiva como la Inseminación Artificial (IA) han mejorado los índices productivos notablemente en las granjas porcinas en años recientes. Por otro lado, la carne de cerdo es el tipo de carne roja más consumida a nivel mundial gracias a su excelente índice de conversión alimenticia, generando una importante demanda para la seguridad alimentaria del mundo. Dichas técnicas reproductivas permiten optimizar las condiciones de producción disminuyendo sus costos y aumentando su eficacia.

¿Qué entendemos por Inseminación Artificial?

Esta es una técnica reproductiva en porcinos que consiste en la deposición de semen diluido refrigerado o fresco dentro de la cerda a través de una cánula o catéter. La ubicación más común para depositarlo es a nivel cervical pero también se han reportado buenos resultados haciéndolo en el post-cervical (en útero); existen catéteres comerciales para cada uno.

¿Qué debemos tener en cuenta sobre el semen?

En cuanto al manejo del semen utilizado en la Inseminación Artificial se reporta que el 99% se hace con semen diluido refrigerado a 16-18°C (60.8-64.4 °F) y sólo el 1% con semen diluido congelado, reservándose este sólo para almacenar material genético de alto valor. Es importante resaltar que el semen refrigerado se puede almacenar entre 1 y 5 días, pero se recomienda más utilizarlo el mismo día de colecta para aprovechar al máximo su capacidad y evitar pérdida en su calidad que pueda disminuir parámetros productivos.

En general, tanto para la manipulación del semen como para el servicio por inseminación artificial se recomienda hacerlo en horas frescas del día (antes de las 8am y luego de las 5pm) para evitar problemas relacionados con la temperatura ambiental que puedan incidir en su eficacia. t

El semen utilizado para inseminar debe ser sometido a una evaluación de parámetros tanto macroscópicos (volumen, color) como microscópicos (motilidad expresada en porcentaje, concentración y morfología espermática y demás). Por otro lado, es ideal contar con un semen que tenga una concentración de 2-5 mil millones de espermatozoides por cada 100mL de este líquido seminal.

¿Qué debemos tener en cuenta sobre la cerda?

Una parte importante de esta técnica reproductiva es la detección del celo en la hembra y su consecuente ovulación. Para la detección del celo se recurre al reflejo de permanencia (la hembra permanece inmóvil al tener un macho encima o un operario sentado en su dorso). El momento idóneo para realizar la IA también va a depender si la cerda es nulípara, primípara o multípara. Para disminuir las posibilidades de error y hacer la inseminación en el momento correcto para las cerdas, se utilizan programas de sincronización a través del uso de un macho vasectomizado, manejo del destete o métodos hormonales.

Ahora bien, el momento en que se realiza la inseminación artificial se debe tener en cuenta el periodo exacto de la ovulación. Si el servicio con inseminación se hace excesivamente temprano el espermatozoide habrá perdido viabilidad, por el contrario, si se hace muy tarde el transcurrir de las horas afectará el óvulo. De una u otra forma, disminuirá la probabilidad de fecundación.

Se reporta que el periodo de ovulación ocurre entre 36-48 horas luego de detectar los signos de celo. Si la detección de celo se realiza dos veces por día, al momento de detectarlo se puede empezar a inseminar a la cerda a las 12 horas siguientes 2 o 3 veces. Para ello, también se recomienda realizar estas inseminaciones con mínimo 12 horas de diferencia entre una y otra para evitar un exceso y desperdicio de las dosis de semen depositado.

Luego de realizado el servicio a la cerda, es útil estimularla en el flanco y la vulva para generar contracciones uterinas que faciliten el movimiento del semen hacia el útero y así evitar el reflujo de semen que puede generar una pérdida de espermatozoides depositados y menor probabilidad de fecundación. Se aconseja tener a las cerdas inseminadas en una zona de cubrición donde estén tranquilas entre 35-45 días ya que el estrés puede generar pérdida embrionaria o reabsorción. Luego de dos semanas de haber servido a la cerda, se deberá empezar la evaluación gestacional periódica o recele, en dado caso.

Diferentes estudios han demostrado que la Inseminación Artificial con semen diluido refrigerado depositado tanto a nivel cervical como uterino, comparado con la Monta Natural, aumenta importantes parámetros productivos tales como: Tasa de Concepción, Tasa de Parición, Número de Lechones Nacidos por Camada, Número de Lechones por cerda por año.

A continuación, se listan otras ventajas esta técnica reproductiva, así como algunas desventajas:

·       VENTAJAS de la Inseminación artificial porcina

  • Se reduce el riesgo de transmisión de diversas enfermedades
  • Hay aumento en el número de lechones producidos a partir de un progenitor de alta calidad
  • Acceso a semen y material genético de gran calidad proveniente de otras regiones o países
  • Disminución de costos relacionados a la cría de machos reproductores dentro de la granja y posibles accidentes laborales durante el servicio
  • Mejora en parámetros productivos al usar semen de machos con mayor valor genético

·       DESVENTAJAS de la Inseminación artificial porcina

  • Dificultad en el acceso a la tecnología en algunas regiones
  • Falta de disposición de personal calificado para los procesos de colecta, conservación del semen e inseminación de las cerdas

Finalmente, se debe reconocer que la optimización y mejora en los procesos reproductivos de las granjas porcinas con la implementación de servicios de asistencia reproductiva como la Inseminación Artificial (IA), pueden llevar a un mayor rendimiento productivo de estas y mejora de la eficiencia en las crías. Con el crecimiento de la población humana y el aumento de la demanda de alimento, es necesario fijar y alcanzar nuevas metas productivas para satisfacer las exigencias del mercado en todos los países productores de carne de cerdo.

REFERENCIAS.

  • Alemán, D., Alfaro, M., & Hurtado, E. (2006). Efecto de la temperatura del semen sobre la respuesta reproductiva de cerdas. Idesia (Arica), 24(3), 33-37.
  • Cane, F., Pereyra, N., Cane, V., Marini, P., & Teijeiro, J. M. (2019). Mejoramiento del porcentaje de parición mediante el uso de inseminación artificial en cerdas. Revista mexicana de ciencias pecuarias, 10(3), 583-594.
  • Cuevas, P. A. L., Pedroza, C., & Jiménez, C. (2005). Evaluación de la técnica de inseminación artificial postcervical y su relación con los parámetros reproductivos. Revista de la Facultad de Medicina Veterinaria y de Zootecnia, 52(II), 144-155.
  • FAO, 2016. Cerdos y la producción animal.
  • Hernández, P. J. E., Fernández, R. F., & Mejía, R. A. I. (2008). Efecto de la monta natural y el uso de diferentes tipos de semen sobre la productividad de la cerda. Revista de Salud Animal, 30(2), 98-102.
  • Maes, D., Lopez Rodriguez, A., Rijsselaere, T., Vyt, P., & Van Soom, A. (2011). Artificial insemination in pigs. In Artificial insemination in farm animals (pp. 79-94). In-Tech.
  • Quintero-Moreno, A., Calatayud, D., & Mejía, W. (2016). Fertilidad y prolificidad en cerdas nulíparas inseminadas con semen criopreservado. Nota técnica. Revista Científica, 26(4), 233-238.

POR: Jerson Andrés Cuéllar Sáenz – 4/08/2020 del blog de veterinaria digital.com

 

DEJAR RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here