Peletización de dietas para cerdos

0
1794

El alto costo de los insumos para producción de raciones y la búsqueda de mayores eficiencias en la producción de cerdos, mejorando así la rentabilidad del productor, proporciona una búsqueda por innovaciones tecnológicas en los procesos de producción y fabricación del alimento, pudiendo la peletización ser una importante herramienta en este sentido.

El proceso de peletización es una de las opciones de forma física del alimento para las raciones de cerdos. El pellet tiene la ventaja inicial de preservar la calidad de la mezcla y garantizar que todos los ingredientes estén en la proporción ideal en cada pellet, evitando una posible segregación por el animal.

El proceso consiste en someter la ración ya mezclada en un acondicionador que elevará la temperatura de esta ración que puede llegar hasta 80 grados a través de una inyección de vapor de agua. A través de este procedimiento conseguimos mejorar la digestibilidad de los ingredientes por el proceso de cocción y después de algunos minutos esa masa es enviada a la peletizadora que comprimirá a través de una matriz al tamaño del pellet recomendado.

Después de la compresión y el corte en el tamaño deseado el producto necesita pasar por un proceso de enfriamiento y secado, pues su temperatura final necesita estar en un máximo de 5 grados superior a la temperatura ambiente. Este procedimiento es muy importante, para lograr mantener la calidad del pellet y la durabilidad de la ración, reduciendo la cantidad de agua libre, que es el principal ingrediente para el desarrollo de hongos.

Existen trabajos indicando que el proceso de peletización de las dietas puede mejorar el desempeño zootécnico de los cerdos, entre ellos la conversión alimenticia. La mejora en la conversión alimenticia puede ser atribuida a través de algunos puntos citados a continuación:

  • Aumento de la digestibilidad de la ración: el proceso de aumento de temperatura proporciona la gelatinización almidón, generando un mejor aprovechamiento por parte de los animales.
  • Reducción de microorganismos patógenos minimizando riesgo de desafíos entéricos en los animales.
  • Facilidad de aprehensión de la dieta, disminuyendo el tiempo de consumo.
  • Reducción del desperdicio: por tener mayor fluidez se reduce la necesidad de ajuste en los comederos y posibles fallas de manejo que generan la mayor parte de las pérdidas.
  • Reducción de la segregación de partículas y la acción selectiva de los animales en los comederos.

El aumento de la ganancia de peso diario, y el rendimiento de los animales, también puede ser observado cuando se utilizan raciones peletizadas, como en el trabajo de Silva Neta (2015), que observó mejoras significativas en el peso de los lechones a los 51 días cuando comparó dietas harinadas y peletizadas para cerdos en la fase de recría, así como mejor ganancia de peso diario y conversión alimenticia (Tabla 1).

Las mejoras en la digestibilidad y la disponibilidad de energía también se pueden observar en dietas peletizadas, como en el trabajo de Surek (2012), que trabajando con dietas pre-iniciales complejas, observó un mayor nivel de energía digestible para las dietas peletizadas, además de mejoras en los resultados de rendimiento (Tabla 2).

La única observación con relación al proceso de peletización, queda por cuenta de las raciones pre-iniciales de cerdos, donde la peletización exige mayores cuidados, pues debido a la complejidad de estas dietas, que muchas veces tiene en su composición azúcar, altos niveles de leche, suero de leche y aceites, son más susceptibles a la reacción de Maillard, que puede perjudicar la calidad nutricional de la ración, así como hacer el pellet más rígido, perjudicando el consumo de los animales y consecuentemente los resultados. Así los cuidados deben ser tomados en la fabricación de estas dietas pre-iniciales peletizadas.

El proceso de peletización es una herramienta muy importante en la producción de cerdos, ayudando a los productores en las mejoras de sus resultados zootécnicos y disminuyendo el desperdicio de alimento en la granja, que acaban por impactar de forma significativa en la rentabilidad de la porcicultura.

Referencias:

  • Surek D. 2012 – Peletização de dietas pre iniciais para leitões desmamados. Dissertação (Mestre em Ciencias veterinárias) -CienciasVeterinarias – Universidade Federal do Paraná, Paraná.
  • Silva Neta C.E. 2015 – Granulometria e Processamento de dietas para leitões dos 23 aos 71 días de idade. Dissertação (Mestre em Zootecnia) – Nutrição e Alimentação Animal – Universidade Federal de Minas Gerais, Minas Gerais.

Autores: Vinicius Mundim y Joaquim Gonçalves, Médicos Veterinarios – Área Cerdos de Agroceres Multimix.

DEJAR RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here